Buscar en el blog

Nuestras mascotas suelen estar mucho más expuestas a diversas enfermedades que nosotros los seres humanos. En cosas tan simples como sacar a pasear a tu perro, puede que éste recoja un parásito o bacterias que afecten su salud. Entre ellas las posibles enfermedades a las cuales puede verse expuesto, una de ellas es contagiarse de sarna.

Si tu perro está sufriendo de esta enfermedad y no sabes porque le dio y, más importante aún, como tratarla, en esta ocasión se hablará de manera breve sobre que es la sarna, sus tipos, como se origina y finalmente su tratamiento.

¿Qué es la sarna?

La sarna es una enfermedad de la piel ocasionada por pequeños parásitos los cuales pueden alojarse en los perros de diversas maneras que diremos más adelante. Lo que tienes que saber es que existen dos tipos de sarna en los perros: demodésica y sarcóptica.

Sarna demodésica

La sarna demodésica ocurre a causa del demódex canis (parásito que le da nombre a este tipo de sarna), el cual se aloja en los recesos más profundos del pelaje de los perros y en donde se alimenta de los aceites naturales que se reúnen allí.

Este tipo de sarna suele desarrollarse sobre todo en los cachorros porque su sistema inmunológico aún no se ha desarrollado. En la etapa adulta, un perro puede llegar a tener sarna demodésica si su sistema inmunológico está fallando y, si bien esta sarna no es letal, es señal que le puede estar pasando algo mucho más grave a tu mascota, por lo que deberás llevarlo a un veterinario.

El síntoma principal que indica que tu perro tiene sarna demodésica es la caída de pelo, empezando por la cara y luego hacia otras partes del cuerpo, y  dicha sarna puede ser local (parte específica del cuerpo) o general.

En lo que respecta al tratamiento de la sarna demodésica, depende si se da de manera local o general. En el primer caso, no es tan grave e incluso tu mascota puede curarse por sí sola. En caso que sea general, se deben utilizar champús especiales o antibióticos para enfermedades de la piel.

Sarna sarcóptica

A diferencia de la anterior, la sarna sarcóptica puede ser letal. Esta se produce por un parásito llamado sarcoptes scabiei, el cual se reproduce dentro de la piel del perro cuando una hembra deja sus huevos. Este parásito también puede transmitirse a personas y, si bien no letal para los seres humanos, puede ser bastante molesto.

Otra diferencia es que este parásito suele acumularse en los lugares donde hay mucha cantidad de perros o donde ha habido zorros, ya que estos también albergan dicho parásito. Los síntomas principales son: pérdida de cabello (por rascarse), pústulas rojas, cortezas de pus seco y mal olor (efecto secundario)

Al igual que la sarna demodésica, no hay prevención posible. Empero, su tratamiento es mucho más extenso, requiriendo baños especiales de fosfato y de un champú a base de peróxido de benzoilo, o remedios topicales o por vía oral.

Esperamos que esta información te sea útil y no te angusties si a tu mascota le da sarna, sólo asegúrate de identificarla y atacarla a tiempo.

Imagen cortesía de (https://soyunperro.com). Todos los derechos reservados.

Productos relacionados

  • 19,90 €
  • 9,95 €
  • Añadir un comentario

    * He leído y acepto la política de privacidad.