Buscar en el blog

Si vas a tener un jerbo hay varias cosas que tienes que saber, primero que nada son muy parecidos a las ratas pero se diferencian  por sus patas traseras, ya que el jerbo las tiene similares a un canguro porque se desplaza saltando. No utilizan sus patas delanteras para desplazarse sino para tomar el alimento. Comen básicamente semillas, insectos y vegetales. Estos graciosos animalitos viven de 5 a 7 años cuando son mantenidos en cautiverio, en su estado salvaje lo más seguro es que su vida sea más corta debido a la cantidad de depredadores.

Comportamiento

Los jerbos son muy sociables y tranquilos, no son muy nocturnos y alternan su día entre períodos de actividad y de descanso, aunque pueden presentarse peleas que se manifiestan mordiéndose la cola y chillando. Poco se sabe de cómo viven en la naturaleza donde se les conoce como ratas del desierto, pero sabemos que excavan huecos bajo tierra que tienen de 2 a 2,50 m de longitud y pueden vivir lejos del agua ya que en el desierto se alimentan de semillas, granos, hierbas, raíces y plantas. El Dr. Victor Schwentker  fué quien llevó esta especie por primera vez a Estados Unidos en 1954 y desde esa época despertó gran interés científico debido a su dócil carácter  y a la facilidad de su cuido y mantenimiento. Ellos pueden vivir con poca agua y también toleran muy bien el calor. Se dice que regulan la temperatura mejor que cualquier animal del desierto. Si comen mucha grasa su organismo tiene la capacidad de regular fácilmente sus niveles de colesterol, por eso son estudiados para ayudar a los seres humanos en padecimientos cardiacos y trastornos circulatorios. Además, tienen una gran resistencia a las altas radiaciones debido a que poseen una increíble glándula abdominal que los protege. Varios psicólogos han utilizado a los jerbos para tratar a niños con problemas emocionales dando resultados muy positivos.

¿Cuál es el alojamiento para jerbos más adecuado?

Por lo general los jerbos son más felices cuando viven en pareja, así que una jaula de tamaño normal a grande, un terrario para jerbos con capacidad  de 40 litros o las jaulas para jerbos  similar a las jaulas para hámsters  suelen ser muy adecuadas para una pareja. Asegúrate que tenga un suelo sólido y que la superficie sea de al menos unos 25 x 50 cm o de 40 x 40 cm. También es importante que tengan algún tipo de techo que les permita ventilación, pero que a su vez evite que escapen saltando. Puedes adquirir estas cubiertas en tiendas o puedes hacerlas de alambre. La altura también es importante porque el jerbo necesita correr, saltar,  estirarse y sentarse a beber agua, para esto conviene una jaula de  unos 20 a 25 cm de alto. Para que tu jaula sea más duradera  y fácil de limpiar y trasladar, recomendamos jaulas de metal, plástico o vidrio que son fáciles de limpiar. Por experiencia, las jaulas de madera son menos duraderas y es difícil mantenerlas limpias, recuerda que los jerbos roen la madera y la arañan por eso duran menos que las de metal o vidrio. Por otro lado el espacio entre los barrotes de la jaula debería ser de un máximo de 15 mm, de manera que evites que hieran su nariz cuando intenten roer el metal. No recomendamos usar malla contra insectos dentro de las jaulas porque ellos las abren con las uñas y los dientes. En nuestro catálogo encontrarás una variedad de jaulas que cumplen con todas las condiciones para que tu jerbo viva feliz a tu lado.

Añadir un comentario

* He leído y acepto la política de privacidad.