Fibonacci y la Reproducción de los Conejos

Si tienes conejos, experimentarás un extraño enigma natural y matemático que resulta tan sorprendente como inexplicable.

Fibonacci era el alter ego de Leonardo de Pisa, un matemático italiano del siglo XIII que descubrió una secuencia que se repite mucho en el mundo real. Se trata de 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13…. y así sucesivamente. Lo que hacemos es sumar dos números para obtener un tercero que ponemos al final de la lista, y luego sumar estos números resultantes, y así sucesivamente, de manera que la continuación de la lista previamente escrita sería 21, 33, 54, 87…..

La sucesión fue descrita por Fibonacci como la solución a un problema de la cría de conejos: “Cierto hombre tenía una pareja de conejos juntos en un lugar cerrado y uno desea saber cuántos son creados a partir de este par en un año cuando es su naturaleza parir otro par en un simple mes, y en el segundo mes los nacidos parir también“.

En efecto, si tenemos dos conejos, tendremos luego tres a partir de la procreación. Pero lo curioso es que luego no tendríamos cuatro sino cinco conejos, y luego directamente ocho, ya que se reproducen con suma precisión en esa escala.

Esta secuencia de Fibonacci se ha encontrado en todas partes, desde los pétalos de las plantas a las construcciones griegas, y si estás pensando en criar conejos, también la podrás ver allí.

Share

Deja un Comentario

*