Cómo escoger el mejor arenero para tu gato

Las cajas de arena para los gatos son constantemente un tema álgido de conversación. Hay quienes las prefieren y hay quienes no, sin embargo, para los pequeños felinos siempre suelen ser opciones preferibles al momento de ir al baño. Por esto último no podemos descartarlas como una opción segura para mantener cómodos a nuestros gatos.

Existen diferentes tipos de cajas de arena o arenero para tu gato, sin embargo, existen ciertas especificaciones que debes tener en cuenta al momento de comprar uno o de hacerlo tú mismo con materiales que puedes conseguir en casa. Un arenero debe ser funcional tanto para ti, como para tu mascota ya que ambos convivirán con el objeto a diario. A continuación te presentamos algunas características que ese arenero debe tener.

Que tenga suficiente espacio para tu mascota

Lo primero que debes tener en cuenta al escoger un arenero para tu gato es que sea lo suficientemente amplio para que tu mascota pueda maniobrar y moverse con facilidad dentro de él. Recuerda que los gatos se meten dentro del arenero para poder hacer sus necesidades fisiológicas.

Si vas a comprar un arenero para tu gato debes estar muy conciente del tamaño del animal y medir que la caja de arena sea al menos dos veces su tamaño, preferiblemente tres. De esta forma te estarás cerciorando de que tu gato no tendrá problemas para salir o entrar.

Buen material resistente

El segundo punto más importante es que debes pensar en su durabilidad, es decir, que no sea simplemente un artículo que cuando tu gato salte y se meta dentro de él, se rompa con facilidad. También debes estar atento a que sea un material que se pueda mojar y pueda secarse con facilidad.

Preferiblemente la parte exterior de un arenero para tu gato podría ser de cualquier tipo de material duro que no se caiga, sin embargo, la parte interna es preferible que sea de plástico porque es la mejor forma de asegurarte que dure en el tiempo y que se mantengan como un objeto que puedas reutilizar conforme los años van pasando.

Que sea fácil de manipular para ti

Por último, debes tener muy en cuenta que el arenero para tu gato debe ser fácil de manipular para ti mismo por diversas razones. Primero porque eres tú quien debe colocar la arena a diario. Este es un proceso que se debe repetir al menos una vez cada dos semanas dependiendo del tipo de arena que hayas adquirido.

Pero aparte de colocar la arena también es muy importante que sepas que cada dos semanas, a la par del cambio de arena debes limpiar la caja de arena de tu gato a fondo para evitar que se propaguen las bacterias y mantener en buen estado la salud de tu mascota. Es fundamental que sepas que las cajas de arena se limpian muy bien con agua, jabón e incluso, un poco de desinfectante.

Imagen cortesía de Money Crashers (moneycrashers.com), todos los derechos reservados.

Share

Deja un comentario


*

5 × dos =